25 de julio de 2009

25

IMG_2496



Mis padres se iban de cena, así que me tocaba quedarme solo en casa. Solo con mi querido ordenador, con la música, viendo alguna película... Casi siempre solía hacer eso cuando ellos no estaban, pero hoy necesitaba hacer algo diferente; cogí mi chaqueta, mi segunda cámara de abordo, y me lance a la calle, con un destino fijo: el atardecer. Eso si, solo, necesitaba estar solo.


Ya eran las nueve y media, y el sol empezaba a ocultarse por los altos edificios de la playa. Pero aquello no me bastaba. En pocos minutos me plante en el puerto deportivo. Según me iba acercando al mar iba disfrutando de los suaves colores rojos del atardecer, e iba sintiendo como aquel cielo me llenaba la mente, sin dejar espacio alguno para mis pensamientos.


Merodee todo el puerto, y finalmente me senté en un apacible banco, de cara a lo que ya eran los últimos rayos de luz de aquella tarde de verano. Ya predominaba el azul cuando ya estaba de pie, listo para el camino de regreso. Mire el alto y esbelto reloj del puerto: marcaba las diez y cuarto. Deprisa, pero con calma, avanzaba por el paseo del puerto, de cara ahora al oscuro color azul de la noche. Escuchaba mientras pasaba cerca de los bancos a las personas, hablando, riendo, discutiendo, amando...


Tras aquel pequeño periodo de evasión, de tranquilidad, volví a pensar otra vez en ella, y en aquel encuentro fortuito del día anterior; aun seguía dandole vueltas a la cabeza. Alcé la mirada y mire la colosal edificación que tenia justo enfrente. De repente, algo paso ante mis ojos, algo cruzo el cielo e interrumpio por un momento mis pensamientos. Había surgido de la nada, y con una fuerte luz dorada cruzo parte del cielo hasta descomponerse.



Mire a los lados, pero nada ni nadie había cambiado; parecía que yo hubiese sido el único en aquel lugar que lo había presenciado. Pasaron unos segundos, y seguía allí parado, de pie mirando al cielo. Aquello no podía ser casualidad. Supuse que seria alguna estrella o algún asteroide. Si aquello fue casualidad o no da igual; y si aquel astro se descompuso por que quería provocarme alguna reacción, pudo estar tranquilo por que lo consiguió. Tras aquel momento, volví a pensar en ella, pero con mas fuerza que antes.


Seguí caminado, y otra vez por casualidad, volvió a ocurrir algo. Eta vez no fue algo visual, sino algo auditivo, como si ambos sucesos quisieran sincronización perfecta. A mi derecha había unos titiriteros haciendo un pequeño espectáculo callejero, con música de fondo, con una canción de fondo. La dulce melodía llego pronto a mis oídos: Chariots Of Fire, de Vangelis. Ya era demasiada casualidad: aquel atardecer, aquel astro cruzando el cielo, y esa canción, esa canción que me inspiraba fuerza y confianza.


Pensé que estaba un poco loco; pensar que todo aquello estaba ya premeditado, y preparado para darme un mensaje. No se si realmente fue así, pero lo que si que se es que ya no tengo dudas, dudas de sobre ella...

12 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

A veces las casualidades nos hacen despertar del letargo!!!
Las casualidades siempre pasan por algo...
Una foto preciosa
Saludos.

Adrian LaRoque dijo...

Excellent!

Abi E. dijo...

Me ha gustado mucho el relato y por supuesto la foto.

Un abrazo

Slayer dijo...

Muy buena la foto, y me agrada que por fin escribas algo que dé espacio a comentar.
Puesto que soy indiscreto de profesión, ahí van las preguntas, no contestes si no quieres, porque te dé vergüenza, porque te traiga recuerdos amargos o porque sencillamente no lo entienda aunque me lo explicaras.
1ª: ¿Quién es ella?¿Es una persona, cosa, o simplemente una alegoría? Si es persona, ¿La conozco?
2ª¿No puede ser que ese algo que cruzó el cielo e interrumpió por un momento tus pensamientos fuese un simple efecto de luces?
3ª¿Por qué 25? ¿Qué tiene que ver un asterioide desgranándose en el cielo con ese número?
4ª ¿Por qué crees que estás loco por creer que algo estaba premeditado?
5ª¿Qué dudas te despejó sobre "ella", quienquiera que sea?
Ya sé que los que leáis esto pensaréis que soy un cotilla, y no iréis del todo descaminados. Pero bueno, el saber no ocupa lugar y si Hevia no quiere contestarme, que no lo haga, no me sentiré ofendido ni nada por el estilo.

Hevia dijo...

Os saludo a todos desde aqui, y de paso voy a contestar a Slayer:

1º: Es una persona y existe. Nada más vos voy a decir.
2º No fue un efecto de luces, fue real.
3º 25 de Julio
4º No creo que las cosas estn premeditadas de antemano ni que haya algo mistic detras de todo ello.
5º ...

Slayer dijo...

Te agradezco que me contestaras, pues reconozco que las preguntas son un poco intromisivas (o como se diga)en la vida de uno. Con esto que me das solo me queda hacer una pregunta para saber si "ella" es quién creo que es... y si no es así quitarme un gran peso de encima.

Boadicea dijo...

Hola, Hevia, caí por casualidad en tu blog y me gustaron tus fotos.
¿Cómo es posible que cuando saliste de casa el reloj marcaba las 9:30 y cuando estabas en el puerto eran las 9:15? Estaría atrasado, ¿No?

¡Ánimo y sigue así! ;)

Hevia dijo...

No, no es quien tu crees.

Hevia dijo...

Gracias por vsitar mi blog!! Me alegro de que te guste.
Pues tienes razon: ese daro es erroneo. Hay tendria que ir diez...

Slayer dijo...

¡¿Y cómo sabes en quién estoy pensando?! ¿Tienes telepatía? O.O

"Allerastur" dijo...

¡¡¡Poeta de la prosa!!!

No pares de soñar, pues sin ellos nos convertimos en adultos que solo piensan en paga las letras y esas cosas.

Mejorando como los buenos vinos.

Alex dijo...

Los sueños sirven para descansar un poco de la realidad que nos rodea. Siempre son necesarios, pero no hay que caer en la tentación de pasar todo tu vida soñando sobre otra vida mejor o sobre algo que podría pasar si tu hubieses hecho algo...
La foto es muy buena,me recuerda a las mias (ya que mi tema preferido es el cielo) pero tiene un cierto toque "tuyo", el cual se puede notar en "Las luces de Bohemia" y otras fotos. Creo que en la mayoría absoluta de ellas se ve que te gusta la soledad, pero no te fijes tanto en esto ya que no se puede estar solo toda tu vida, aunque siempre puedes intentarlo (si es tu sueño;-))