27 de abril de 2009

Diecinueve

Ocaso
A lo largo de nuestra vida pasamos por diversas épocas: en algunos casos la mayoría son épocas de alegría; en cambio, para otras personas, la mayoría son malos momentos. Como bien sabemos los seres que habitamos en este planeta, todo llega a su fin, incluso nuestra vida o nuestra misma existencia. Pero aun así, no hay nada peor que el sentimiento de saber que has perdido algo, de saber que en ese momento se ha acabado la felicidad, la armonía, y se da paso al dolor, a la desaparición. Por eso he puesto esta fotografía: el momento en que la hice, el día en que la hice, todos esos sentimientos que sentí aquel día, están grabados en esta imagen. La fotografía al fin y al cabo es eso: una manera de expresar lo que es inexpresable por las palabras; un grito silencioso al mundo. 

PENTAX OPTIO S4i 
ISO 50 f/4,3 1/2000 seg d.focal: 6 mm.

9 comentarios:

Mª Angeles dijo...

Diossssssss, que manera mas notable de espresar los sentimientos.
Ese banco solitario, reluce con luz propia y te quiere decir algo especial, escuchalo.
Saludos.

Abi E. dijo...

Vaya pasada de puesta de sol. Supongo que es el paseo de la playa de San Lorenzo.

Tiene un brillo especial, que como bien dices expresa todos los sentimientos que no se puede decir con palabras.

cuando la he visto he sentido ganas de meterme en la imagen y sentarme en el banco solitario para contemplar la puesta.

Un abrazo

Hevia dijo...

Saludos a los dos, y gracias por visitarme de nuevo :).

La puesta de sol tiene de especial que hay niebla, entonces pues la luz como que se expande mas, parece todo mas difuminado...
no es el primero que me dice que si la he retocado.
Un saludo y un abrazo a todos!

nIcOl dijo...

La fotografia...
hace que me venga una gran oleada de recuerdos.. es una extraña sensacion pero placentera
muy buena foto :)

nIcOl dijo...

la fotografia...
me trae una gran olea de recuerdos...
buena foto :)

Noviembre dijo...

Vaya, esa imagen me ha dejado sin palabras...

Slayer dijo...

A mí me parece que esta foto, más que reflejar la desesperación por la pérdida de algo tan importante como la felicidad o la armonía (O al menos eso creo que intentas decir) refleja más bien que la vida no deja de ser un circo de luces y sombras, un circo en el que debemos entender que sin sombra no hay luz, y aceptar la existencia de las sombras en nuestra vida nos ayudará a disfrutar más de los momentos de luz.

Blanca dijo...

¿Por qué diecinueve como título Germán? Puesta a confesar, te diré que es un número que significa demasiadas cosas para mí. Diecinueve fue el día en que conocí a la persona que más me ha marcado hasta ahora, diecinueve el título de una canción que adoro, diecinueve años como broma privada, diecinueve la hora de un último beso...

Ah, ya me has hecho recordar demasiado. Adoro pasear por esa zona, ¿te he contado alguna vez que allí vivía yo de pequeñita?

Hevia dijo...

Muy buena reflexión slayer, me encanta :)