25 de febrero de 2011

Nuevas reflexiones

Al final aquella sentencia de no usar la cámara réflex hasta aprender a sacar mejores fotos no ha servido de mucho; no porque no fuera buena, sino porque no la seguía. Estuve cerca de dos semanas sin hacer fotos, paseando, como siempre, y me dediqué a observar. En parte lo que me faltaba era eso; saber ver. Además, de no tener tanto miedo y lanzarme sin duda a la experimentación, a nuevas técnicas, nuevos enfoques y puntos de vista.

Voy a intentar seguir la temática de siempre, pero mejorada por su puesto. Lo que si que estoy dejando un poco de lado son los atardeceres, aunque he de reconocer que más por falta de tiempo que por ganas. También he decidido iniciarme en una temática nueva, la de la fotografía social, para la cual utilizaré (cuando pueda) la réflex, y cuando no la Sony. Al parecer (y tiene mucho sentido) dicen que para este tipo de fotografía son mejores las cámaras pequeñas, ya que pasan más desapercibidas a los ojos de la gente.

Veremos a ver a que nos llevará esto. ¡Ah! Por cierto; aunque sea muy reticente a usar el Photoshop, he podido comprobar como una "Auto-corrección" puede hacer que una foto buena sea una foto excepcional. Así, que a partir de ahora, en algunas de mis fotos realizaré esta "auto-corrección" con el programa Pixelmator.

2 comentarios:

Mª Angeles y Jose dijo...

Me alegro mucho de este cambio.

Si lo piensas bien nuestras fotos de carretes antes siempre eran procesadas por los laboratorios, muchas de ellas no valian sin procesar, pero si querian vender tenian que procesar...ahora esos programas nos dan la posibilidad de retocarla y mejorarlas a nuestro gusto.....

Besos

Hevia dijo...

No sabía que las fotos de carrete fueran retocadas por los laboratorios...

La verdad es que a veces es una pena tirar una buena foto por alguna pijada como el contraste o el brillo, que le das unos pocos retoques y ya te queda bien.